Cuando viene un paciente a consulta con un cuadro de estado de ánimo deprimido, al tratarlos desde la psiconeuroinmunología y la psicología, suelo fijarme en sus síntomas, en su estilo de vida, pregunto por problemas que se hayan “enquistado”, por situaciones que le crean infelicidad, por situaciones que le hayan creado estrés mantenido por tiempo.Uno de los aspectos fisiológicos que suelo valorar es el estado de la tiroides. Tiroides alteradas, como hipotiroidismo (o hipotiroidismo subclínico), suele correlacionar con estado de ánimo deprimido. Pacientes con hipotiroidismo suelen estar muy cansados, inclusos deprimidos, puede que tengan colesterol elevado, se les cae el pelo, uñas débiles, malas digestiones, estreñimiento, temperatura corporal baja. Suelo pedir analítica y unos de los puntos en los que me fijo es en los valores de la tiroides (TSH, T4 y T3). Es bastante común padecer de tiroides alteradas y en las mujeres es más habitual. Por los partos la tiroides se puede desregular pasando de hiper a hipo. En hombres es menos común.

Diferentes problemas con tu tiroides

Podemos encontrar que la tiroides puede resultar afectada por diversas situaciones: por problemas autoinmunes (tiroiditis de Hashimoto). Puedes perder la tolerancia inmunológica y el sistema inmune, en ciertas situaciones, “se vuelve loco” y ataca a partes del cuerpo como si fueran el enemigo, se equivoca y ataca a la tiroides. Esto sucede si tienes predisposición genética y se determina con una analítica. (anticuerpos anti-tg y tpo). Este tipo de tiroiditis puede ocurrir con la obesidad, por estrés, por partos, por pérdida de capacidad de inmunorregular, es decir, que tu sistema inmune debería estar tranquilo y atacar a enemigos cuando debe y cuando estos enemigos son reales. También existe la tiroiditis por infecciones (tiroiditis de Quervain) que inicia con síntomas de hipertiroidismo y puede acabar con hipotiroidismo. También encontramos tiroiditis por estrés metabólico, faltan nutrientes, hay mucho estrés y frena el funcionamiento de la tiroides. Otro problema siguiendo el hilo, es que se produce t4 pero no pasa a t3 que es la forma activa de esta hormona. Éste problema puede darse por inflamación o infección vírica

Podemos encontrar relación entre estados depresivos y mal función de la tiroides.

Qué podemos hacer?

El primer paso es que tu médico diagnostique si tu tiroides funciona mal. Depende de qué tipo de desajuste se trate el médico determinará la medicación más adecuada

Pero podemos hacer más

Pero se puede hacer más atacando los problemas que han causado el malfuncionamiento de la tiroides. En el caso de hipotiroidismo podemos ver cómo está el HCL del estómago y el estado del intestino, decisivo para absorber nutrientes esenciales para un buen estado de nuestro organismo como el hierro, el selenio, el yodo, (si es autoinmune no se debe aportar yodo), vitamina D. Se puede ayudar al sistema inmune a “estar tranquilo y reaccionar cuando toca” (inmunorregular) mediante suplementación, tratar el estrés con diferentes técnicas, aportar antioxidantes, disminuir factores inflamatorios como obesidad, regular el sueño, regular la actividad física que tanto por defecto como por exceso puede afectar. Además de todo esto tratar los problemas emocionales que están afectando el mantenimiento de ese estado alterado es absolutamente imprescindible. Si realizamos todas estas acciones el paciente puede mejorar más rápidamente.

Estos aspectos son generalidades y debe valorarse cada caso junto con la opinión de su médico.

Espero que te haya gustado este post y que sea de provecho!!!



Últimos post publicados:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de privacidad: