Podríamos definir la resiliencia, como la capacidad que tienen algunas personas de aguantar sin “romperse” bajo presión. Esta presión proviene de los problemas y la sobrecarga que padecemos en nuestras vidas  diariamente y del estrés que esto causa. Desde la psicología y la psiconeuroinmunología (pni) vamos a revisar factores que contribuyen a desarrollarla.

La resiliencia depende de varios factores: aprendizaje, psicológicos y factores fisiológicos.

Factores de aprendizaje y psicológicos:

Se refiere a tu educación emocional, tu personalidad, tu modo de afrontar las dificultades, tu capacidad de manejar emociones para no dejarte llevar por ellas y que se nuble tu capacidad de pensar, de la valoración que des a las situaciones, de lo que piensas acerca de ti mismo y lo que puedes llegar a hacer para seguir hacia adelante con los problemas que tienes.

Factores fisiológicos:

Si haces ejercicio, si te alimentas bien, si tu sistema nervioso tiene todos los nutrientes que necesita para funcionar bien, si duermes bien y tu cerebro descansa y se recupera correctamente para el día siguiente funcionar bien. Prestaremos atención a cómo está tu sistema digestivo y tu sistema inmune porque están directamente relacionados con el buen funcionamiento de tu cerebro. 

Si estos dos aspectos, el psicológico y el fisiológico, funcionan perfectamente tú podrás hacer frente muchísimo mejor al estrés, a los problemas de la vida diaria, y a la sobrecarga que padecemos en esta sociedad que vivimos. 


¡No te pierdas este vídeo!


Últimos post publicados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de privacidad: